¿Qué hace que unas empresas triunfen y otras no?

September 18, 2017

 

Seguro muchas veces te has preguntado por qué a algunas empresas les va bien y a otras no, ¿cuál es el secreto de las empresas exitosas? Mis más de 30 años de experiencia como profesionista, empresario y asesor me llevan a concluir que la respuesta es: el talento.

 

El talento con que cuente tu empresa será, sin lugar a dudas, lo que marque la diferencia y el destino de tu negocio. No hay otra razón o elemento de peso tan contundente como el talento: las mejores empresas incluyen a la gente más talentosa. Eso lo he podido ver cuando he tenido el privilegio de trabajar o asesorar a empresas con buen capital humano.

 

Cuando tienes la oportunidad de entrar a una empresa con buen talento, de inmediato sientes la energía de los trabajadores: se ven contentos, plenos, con buena cara; trabajan y colaboran entre ellos; están enfocados y motivados, entienden lo que tienen que estar haciendo; se nota que les interesa aprender, innovar, generar ideas. Es casi un estado anímico, una vibra que se percibe y transmite, que te hace sentir bien como cliente. Esa sensación sólo la producen las empresas a las que les va muy bien.

 

Se trata de compañías conscientes del valor del capital humano; les va bien porque se han tomado el tiempo, trabajo y disciplina de buscar y obtener lo mejor del mercado laboral. Y hablo de disciplina y trabajo porque, como toda fórmula para el éxito empresarial, no es fortuito: el talento se encuentra, desarrolla y fortalece con y en la práctica.

 

Las empresas llenas de talento tienen un plan de reclutamiento constante. Incluso si no tienen vacantes, entrevistan de forma regular a nuevos prospectos, van a las universidades a hacer contacto con alumnos de excelencia, tienen presencia en las ferias de trabajo, reclutan a través de sus buenos empleados, motivan la integración a su fuerza de trabajo a través de campañas. De esa forma logran tener siempre una cartera llena de talentos para seleccionar y contratar a los mejores.

 

Del otro lado de la moneda, hay empresas a las que no les va tan bien, que están estancadas. Cuando trabajo con ellas, veo que por lo general se conforman con un talento pobre, que su gente no hace lo necesario para que la empresa mejore.

 

Ante este tipo de situaciones, le pido al director o dueño de la empresa que me explique por qué tiene un talento tan limitado. Las respuestas o razones que esgrimen suelen ser las mismas: No podemos encontrar gente valiosa, no sabemos dónde encontrarlas, quieren ganar mucho, no podemos pagar mucho, en esta ciudad no consigues gente talentosa, etc.

 

En realidad, ninguna de las empresas que me ha dicho eso se ha ocupado de desarrollar un programa o proceso serio que los impulse hacia la búsqueda constante de talento. No hacen nada por buscar o atraer a los mejores profesionistas; no hay esa renovación de la energía laboral que se ve en las empresas a las que les va bien. Lo más delicado es que, por lo mismo, el pobre talento que hay en la empresa se siente seguro de que su trabajo no corre peligro, y se estanca aún más. En pocas palabras, los malos talentos saben que no hay nadie que los remplace y han secuestrado a la empresa: todo por falta de acción y decisión de los jefes que no encuentran cómo reclutar mejor gente.

 

Cuando lo ves así de claro seguramente piensas ¡Wow!, ¡esto es muy delicado! Lo es: es grave y potencialmente catastrófico para tu empresa… y es evitable.

 

Si consideras que estás en esta situación de riesgo, yo te preguntaría: ¿qué harás para volverte la empresa con los mejores talentos de tu industria?

 

Para llegar allí, reflexiona desde el lugar donde te encuentras ahora: ¿Qué estás haciendo para atraer buen talento? ¿Qué cultura tiene tu organización?, ¿resulta atractiva para los trabajadores potenciales? ¿Cuáles son los valores que distinguen a tu compañía y por los cuales las personas desearían trabajar contigo? Recuerda que no todo es dinero, no todo es un bono: los buenos talentos quieren a su vez trabajar con gente talentosa que les ayude a crecer y los rete a dar lo mejor de sí, buscan un espacio donde exista un sentido de desarrollo laboral, un propósito de ser y estar.

 

El talento o capital humano tiene un componente distinto a otros capitales de la empresa: Invertir en las personas no es sólo pagar más, es generar un ambiente

 

 

laboral enriquecedor. Cuando resuelvas eso, en ese momento te convertirás en un imán que atraiga a la gente que te ayudará a formar una gran empresa.

 

Finalmente, esta cualidad interna se transmitirá hasta tus clientes y generará una ganancia de negocio. Porque son los empleados, no la empresa, los que llevan las relaciones personales con los clientes. Si los clientes están contentos es porque tu equipo de trabajo hizo lo necesario para ello. Es casi una ecuación matemática: talento contento=clientes felices, y de allí se deriva que ganancia humana=ganancia de negocio.

 

Si crees que este artículo le puede ser valioso a un conocido, te agradeceré que se lo hagas llegar.

 

 

 

Please reload

Posts Recientes
Please reload

Suscríbase 

Los videos de Alejandro

Contacto

Prol. Zaragoza no. 56 ​

Colonia Prados de la Capilla
Querétaro, Qro.
México

​​

Tel: (442) 249.8046

 

Email: alejandro@alejandrobs.com

valeria@alejandrobs.com

         

  • Linkedin Alejandro Beaurorye
  • Facebook Alejandro Beauroyre
  • YouTube Alejandro Beauroyre

© 2017 Alejandro Beauroyre